1. Mi abuelito by Yumi Thieman

 

Esta es nuestra primera Historia y para ello decidí contarles la mía propia, uno de los más bonitos motivos que me animarón a retomar este lugar.

Aquí les comparto un fragmento de mi historia que me sucedió cuando solo tenia un mes de haber llegado a los Estados Unidos. Perdí a un familiar, mi abuelito. Fue el momento más doloroso en toda mi vida, fué la primera vez para mí afrontando este tipo de dolor, lejos de mi familia y con el apoyo de mi esposo pude salir adelante, quién me ayudó a no enfermarme de depresión y quién me ayudó a seguir alimentando mis metas.

Ya había llegado a los Estados Unidos, me despedí de cada persona en Perú. Pasó casí un mes y Zack (mi esposo) me propuso casarnos ya. Hicimos algo significativo para nosotros dos y tres familiares cercanos y reservar ese día cuando my familia y amigos estén presentes. Tuvimos nuestra Luna de Miel en el Hotel más elegante que eh estado en toda mi vida, nuestro cuarto era justo el del centro del Hotel, con la Mirada más bonita del Mar.

Unos días después al llegar a casa, mi familia me avisó que mi abuelito estaba en cuidados intensivos por problemas del corazón. El es una persona de carácter fuerte y chistoso a la vez.

Todos estábamos seguros que el iba a regresar a casa, pero algunas cosas dentro de su cuerpo iban dejando de funcionar, lo cuál alarmo a todos. Estuve pendiente de lo que pasaba y ya iban pasando más días y él seguía en el hospital.

Constantemente hablaba con mis papas, ellos viven en España pero aún así, sabían cada paso que mi abuelito avanzaba.

Sin esperarlo pasó casi tres semanas y mi abuelito iba grave, mi familia empezó a viajar a Perú, lo mismo hicierón mis padres. Y en esta semana cuando mi familia llega a Perú, unos días después, mi abuelo había dejado de respirar.

Cuando recibí la noticia, entre en el momento en el cúal no escuchas ni el silencio y sientes totalmente vacía la garganta.

Yo aún no tenía la licencia de viaje y mi residencia iba iniciando el proceso, mi viaje no era una opción. Mi padre estaba destruido y yo no creía, ni asimilaba que estaba pasando.

Zack trajo las más bonitas flores para nuestra mesa, y estaba a mi lado comtemplándolas. Fuimos a la playa de noche y yo solo atinaba a mirar esa luz de la luna en el reflejo del mar, con muchos nudos en la garganta.

Sólo recordaba los momentos a su lado y eso era todo, pensé que ya no tenia más lágrimas.

Los primeros seis meses andaba en una mezcla de sentimientos, Zack y yo estábamos iniciando una vida juntos desde cero. Siempre hemos sido un equipo pero esta vez la mitad del equipo esta muy herido.

Muy quebrada, no quería estar sola, me era muy difícil hablar con mi familia, no importaba el momento donde estaba, solo seguía pensando en los buenos momentos compartidos y mis lágrimas seguían siendo un mar, a la misma par seguir motivando nuestra vida de recién casados, juntos y seguir creciendo.

El día despues, que mi abuelo se  había ido, tuve un sueño muy revelador, y en mi sueño me dijo, Que su cuerpo había caido y que su alma había empezado a volar. Constantemente pensaba en esto y meses después comprendí que mi abuelo no se había ido, que estaba a mi lado y que quizás cuando lo pensaba más, estaba exactamente a mi lado aunque yo no podía verlo.

Comprendí que las personas que se van en cuerpo, hacen una casa en tu corazón y parte de su alma empieza a vivír allí y en otros corazones más, cuando menos te lo esperas.

Mi compañía, mi mejor amigo, mi esposo estuvo todo el tiempo detráz mio aliéntandome, me enseño que significaba ser casados. El creía en mí cuando yo nisiquiera andaba enfocada, venía conmigo cuando cocinaba silenciosamente, me abraza cuando no podia con el dolor, se hizo mi soporte.

Todo lo que pensaba en el momento, que los decía con una sonrisa en la cara, mi esposo me motivaba para hacerlo, y yo los hacía. Me hize un bordado de flores sobre tela, grababa videos de nuestro diario, hice un cuadernos con garabatos de diseños, me enfocaba en aprender a cocinar comidas difíciles, por primera vez hacía esas entrevistas de trabajo pero esta vez formales, cuidaba animalitos, y cree mi negocio de cuidar animales.

Empezaba a recordar a mi abuelo cuando miraba al cielo y hasta hoy en día lo sigo haciendo.

Zack fue mi pieza clave para superar el momento, no sé si tenia planeado ser un couch, pero el hizo mi propia terapia de seguir con las cosas que me hagan sentir felíz.

También aprendí que la vida te da la oportunidad de explorar y realizar cada cosa que se te ocurra, que el mañana no esta asegurado… por esa y mil razones más, nuestro presente es el que verdaderamente importa.

Curiosamente cuando me despedí de mi abuelo antes de venir a los Estados Unidos, fuí a verlo un día antes por que sabía que se iba de viaje, cuando lo ví le dije que se cuidara mucho, y de la misma forma me dijo a mi tambien lo mismo con un abrazo y un beso en la mejilla, el dijo que viajaría a su ciudad a visitar su tierra y es allí donde hoy en día su cuerpo descanza.

 

Con amor, y un dulce abrazo, te recuerdo siempre sonriendo abuelito.